Imprimir

Olmo autóctono

 (por Carlos Lagunas)

 

La familia de las ulmáceas está compuesta por 6 géneros y mas de 2000 especies repartidas por las zonas templadas del planeta. En nuestro país, el olmo y el alméz son los representantes. En bonsái se cultivan las zelkovas (olmo chino) y los olmos autóctonos. Estos son el ulmus minor, que se encuentra casi desaparecido por la grafiosis, y el ulmus pumila de menor porte y hojas mas pequeñas y que parece resistir la enfermedad. En especial a éste último va dirigido este artículo.


HOJAS DEL PUMILA, FRECUENTE POR NUESTRA COMUNIDAD

LA GRAFIOSIS:

Los grandes olmedos que existían en Europa (eran ulmus minor), han sido prácticamente extinguidos por una plaga: la grafiosis. Se trata de un hongo, el Ceratocystis ulmi, que obstruye los vasos leñosos de la planta con bastante rapidez produciendo la asfixia y la muerte en pocos meses.
Este hongo es muy activo y es trasmitido de una planta a otra por insectos chupadores de savia, siendo el mas frecuente un pequeño escarabajo (Scolytus) que solo se alimenta de la savia del olmo inoculando así las esporas del hongo al resto de olmos sanos. El hongo crece por los vasos hasta las raíces y luego, siguiendo el recorrido de la savia sube hasta las ramas. Cuando presenta el primer síntoma, todo el árbol está infectado y su muerte es inevitable en semanas. Si cortamos una rama infectada se observa un anillo color café en su interior. En este caso se debe arrancar y quemar.


LOS SCOLYTUS SON MUY PEQUEÑOS (3 a 5 mm)

Al recuperar olmos de la naturaleza debemos fijarnos que no haya olmos enfermos o muertos en las proximidades.

Si tenemos olmos bonsái y vivimos cerca de olmedos lo mejor es prevenir usando insecticidas sistémicos de manera preventiva cada dos semanas (las piretrinas son las mas efectivas), así evitaremos que insectos chupadores de savia se acerquen y provoquen su infección.

Sin embargo, para nuestra suerte, no todos los olmos son tan sensibles a la enfermedad. El Ulmus Pumila, que también se encuentra asilvestrado en nuestras latitudes, parece resistir. Su porte menor de hasta tan solo 5 metros y hojas mas pequeñas, lo hacen además muy apetecible para su cultivo como bonsái.

OTRAS PLAGAS COMUNES

Lo más frecuente que yo he encontrado son pulgones, mosca blanca y araña roja. En cualquier caso, y de manera preventiva, una buena costumbre en los olmos puede ser pulverizar con un insecticida sistémico cada 15 dias de primavera a otoño.
La araña roja, produce un moteado amarillento en las hojas, algunas se ponen amarillas del todo y caen, necesita de un acaricida específico y pulverizar 2 veces con una semana de diferencia..

Las agallas son abultamientos que salen en las hojas con forma de bolsa generalmente hacia arriba. Están causadas por un insecto de la familia del pulgón que anida en el interior. Las agallas se vuelven rojizas con el tiempo y terminan por marchitar la hoja. Si la infestación es inportante puede alterar seriamente la salud del árbol.

Tratamiento: Al primer síntoma, cortar las hojas afectadas y tratar con insecticida sistémico.

Agallas del olmo, producidas por tetranera ulmii.

Reproducción:

Recomiendo dos maneras de obtener ejemplares de olmo. Por estaca (hormonas y al invernadero, en marzo - abril), y mediante la recuperación. En éste segundo caso nos limitaremos a los que crecen en las orillas de las carreteras ya que están condenados a la tala tarde o temprano.
Como siempre no recomiendo la reproducción por semillas ya que no garantizan la continuidad genética y ademas es demasiado lento. La recuperación, aunque se puede realizar prácticamente en cualquier época del año, recomiendo hacerlo a finales de febrero. Se puede recuperar casi a raiz desnuda, pero lo haremos siempre con cepellón, haciendo poda fuerte para equilibrar ramas y raices, colocándolo despues en un lugar soleado hasta que comienze a brotar. Luego lo pasamos a semisombra durante uno o dos meses.

Selección del ejemplar:

Necesariamente ha de hacerse durante el período vegetativo ya que así podemos elegir cual hace las hojas mas pequeñas. (Existen variedades de hasta 1 cm). Asímismo buscaremos aquellos de aspecto saludable, que no tengan grandes cicatrices y que su forma de tronco y primeras ramas sea bueno. Busca troncos con buena conicidad, ya que la ramificación se crea con los años pero la falta de conicidad es muy difícil de corregir. No pienses en grandes SHARI ni JIN ya que la madera de olmo se pudre son suma facilidad.

Trasplante:

Cada uno ó dos años con recorte a un 30% de las raices. Soporta una gran cantidad de suelos incluidos los calcáreos.
La tierra a usar debe ser rica y con grano grueso si está en formación y grano mas fino si estáis refinando.
La mezcla que recomiendo es AKADAMA, VOLCÁNICA Y MANTILLO en proporciones iguales.

Abonado:

Cada semana con abono líquido (yo alterno abono estandard y guano líquido) a mitad de dosis, o colocar abono sólido mientras tenga hojas.
No abonar hasta un mes despues del transplante.
Si el árbol está formado del todo, no abonar hasta junio para obtener hojas y entrenudos mas pequeños.

Poda/Pinzado

La poda la realizaremos tan solo teniendo en cuenta las normas generales. Tan solo hay que saber que es propenso a emitir "chupones" desde las raices, por lo que deben de eliminarse lo antes posible.
También hemos de saber que una poda fuerte debilita mucho al árbol por lo que solo la realizaremos en la formación inicial, a partir de ese momento solo eliminaremos los brotes sobrantes y pinzaremos para ramificar.

En cuanto al pinzado yo lo realizo con tijeras en cualquier época del año. Cuando el árbol esta en formación se deja crecer libremente y se poda en invierno, pero cuando lo que queremos es obtener ramificación, acortaremos los nuevos brotes a tres o cuatro hojas en la parte inferior y a dos en la superior, cuando hayan crecido ocho o diez hojas.

Hay que añadir que cuanto antes se realiza el pinzado, mas cortos quedan los entrenudos, así a medida que el árbol madura, se realiza el pinzado antes, hasta llegar en árboles casi terminados a eliminar la yema terminal con pinzas apenas cuando hay dos o tres hojas maduras, entre una y dos semanas desde que comienza a brotar.





El momento ideal para pequeños retoques en la silueta del arbol es en invierno.
(Bosque de pumilas de Jesús Buil)

Defoliado:

Se puede defoliar totalmente el olmo en Mayo o mejor, Junio o primeros de Julio. Para ello podemos proceder de dos maneras, una con tijeras de defoliar cortando los pequeños pecíolos de las hojas o bien arrancando las hojas con los dedos. En este último caso lo haremos una a una sujetando con una mano la subrama en la que nace y tirando con la otra en la dirección de la ramita. Es importante hacerlo así, ya que al contrario podemos arrancar las finas ramitas en lugar de las hojas.

Debido a la densidad que suelen alcanzar los olmos, el defoliado no suele hacerse todos los años, sino solamente cuando es joven para ramificar.

La nueva foliación se completa en unos 15 días con mas densidad y hojas mas pequeñas. Realizar siempre antes de exponer.

Es preciso volver a pinzarlos brotes demasiado largos unos 30 días después de la defoliación.



Alambrado:

No suele ser muy necesario, ya que se forman bastante bien solo con poda y pinzado. No obstante si necesito alambrar alguna ramita lo hago en invierno, ya que se observa mejor la posición y además no se clava el alambre, algo que en esta espécie debemos evitar.

En resumen: El Ulmus Pumila, es una espécie de fácil cultivo y con la que se puede obtener buenos resultados en poco tiempo. Por ello es una de las que recomiendo para iniciar la colección.


(Ejemplar doble tronco de mi colección tras 10 años de cultivo)

GALERÍAS
IX EXPO ZARAGOZA BONSAI
VIII EXPO ZARAGOZA BONSAI
Taller con Xavier Redón