Imprimir

Granado

(por Carlos Lagunas)
 
 
El granado, (púnica granatum) es un árbol extendido desde asia hasta el mediterráneo. Es un árbol caducifolio de hojas alargadas y brillantes. Florece en primavera y verano y sus frutos son las conocidas y jugosas granadas.
Soporta bien los suelos calizos.


No es conveniente dejar las granadas mucho tiempo.

Las variedades mas comunes son el Púnica granatum, ejemplar de cultivo, de hojas y frutos grandes, el P.G. nejikan, cuyo tronco se retuerce curiosamente hacia la izquierda con los años, y el P.G. nana, de hojas y frutos muy pequeños, es muy usado en jardinería.
A favor de su cultivo como bonsai: su variada coloración, en primavera los nuevos brotes son rojos y enseguida se vuelven verdes. Las flores son rojas y el fruto, granadas, se tornan anaranjadas al madurar, para colmo en otoño vuelve las hojas de un amarillo intenso antes de caer si se ha abonado correctamente.
En contra: Es un árbol poco longevo, no suele pasar de 50 años, aunque en bonsai puede llegar a 150, debido a que con los años va secando caminos de savia. Tiene tendencia a secar ramas y retira savia con facilidad tras podar ramas gruesas.


El mismo ejemplar en verano y otoño

Algo importante que has de saber: si quieres dejar que haga fruto, se los has de retirar antes de que terminen de madurar, en caso contrario podría secarse la rama completa al año próximo.

Reproducción:

Se reproduce por semilla, por estaca y acodo. En el caso de semillas se desgrana una granada en otoño, cuando ha madurado, y se colocan los granos sobre un periódico en un sitio fresco y seco. Poco a poco la parte acuosa se irá consumiendo hasta quedar las semillas totalmente secas. A finales de febrero o principios de marzo las pondremos 48 horas a remojo y las sembraremos en un semillero protegido del frio y el viento. Las plantitas tardan en salir desde 2 semanas hasta 3 meses, así que sigue manteniendo la humedad y espera. En Julio las plantitas deben tener 8 o 10 cm, entonces se deshace con cuidado el semillero y se transplantan a macetitas individuales cortando solo la raiz pivotante.
En el caso de estacas, cortarlas de unos 10 cm siempre algo leñosas y usar hormonas. El acodo como en todas las cadicifolias.
Pero el método mas recomendable es acudir a un vivero, ya que es muy habitual y de bajo precio, con lo que adelantamos 4 ó 5 años de cultivo.

Riego y abono:

Se cultiva siempre en el exterior a pleno sol.
Regar abundantemente en primavera y verano. Dejar secar ligeramente entre un riegos, tener en cuenta que esta especie tiene cierta tendencia a podredumbre de raices. Abonar con abono líquido a mitad de dosis desde primavera a otoño cada semana. En otoño incrementar la dosis, sobre todo de fósforo y potasio, para un mejor colorido otoñal. En invierno regar de vez en cuando para que no se seque del todo y no abonar.

Cuando el arbol está formado, reducir el abono en primavera para que produzca entrenudos mas cortos.

Una señal de que estamos cultivando bien nuestro granado es que los nuevos brotes son, al principio, de color rojo.

Transplante:

Se realiza cada dos años, con la particularidad de esta especie de que hay que hacerlo despues de la brotación de primavera y no antes (abril). El sustrato mas adecuado es akadama, volcánica y mantillo todo de grano medio-fino y en proporciones iguales.
Si queremos engordar nuestro ejemplar lo sembraremos en la tierra o en un cajón exajeradamente grande lo abonaremos bastante y los transplantaremos cada año para recortar las raices.

Poda / pinzado:

El pinzado se realiza con tijeras acortando las nuevas ramitas a dos hojas cuando tienen 8 ó 10. En el caso de árboles formados pinzar a dos hojas cuando tengan 4 (así hará los entrenudos mas cortos).

En cuanto a la poda hay que tener en cuenta una particularidad de esta especie, cada raíz alimenta a una rama a través de vasos únicos, de marera que si podamos una raíz gruesa, probablemente se secará una rama. De la misma manera, al podar una rama gruesa se produce una retirada de savia en los vasos que la alimentan y es por este motivo que las grandes cicatrices casi nunca se cierran y es el motivo por el que debemos evitar la poda de ramas gruesas. El granado se forma mediante pinzado principalmente.

Si no ha quedado mas remedio lo ideal para hacer natural una poda de rama gruesa es hacer un jin y  shari en la zona.Alambrado:

Hay que tener cuidado ya que las ramas se vuelven quebradizas. El granado se forma normalmente solo con poda, acudir al alambrado cuando no haya mas remedio.

Plagas y tratamientos:

El pulgón parece tener predilección por esta planta, en caso de ataque, pulverizar con insecticida a base de dimetoato y usar tambien como riego, de esta manera, no solo mueren los bichitos sino que no vuelven a aparecer en 3 meses.

 
GALERÍAS
IX EXPO ZARAGOZA BONSAI
VIII EXPO ZARAGOZA BONSAI
Taller con Xavier Redón