Imprimir

Pino Carrasco

(por Carlos Lagunas)
 
 
El pinus halepensis o pino carrasco es una conífera muy extendida en la península ibérica. Se trata de un arbol de hasta 20 mts. de altura corteza rugosa y largas acículas que tiene por característica la gran resistencia a climas secos y suelos pobres. Por ello es un arbol habitual en el bosque mediterráneo y en el interior hasta 800 mts de altitud. En Zaragoza podemos contemplar esta especie en todo el Parque Grande así como en los bosques de Zuera y Valmadrid creciendo de manera mas o menos aislada en casi toda la provincia.

CULTIVO COMO BONSAI

La recuperación de esta especie es sumamente complicada, ya que nunca hecha raíces si cortamos una gruesa, solo las raíces finas ramifican al cortarlas, ... y son sumamente quebradizas. Se debe recuperar siempre con cepellón abundante y procurando que no se desmorone la tierra. Por ello hay que explorar el subsuelo para evaluar si es posible o no la recuperación, o sea que tiene raices finas cerca del tronco, y si es así relizar una poda severa de ramas y unos 6 meses despues recuperar el arbol.
Como en casi todas las especies mejora las probabilidades de éxito un tratamiento inicial con Vitaminas y Aminoácidos.
Por supuesto, como se trata de una conífera, nunca usaremos fungicidas genéricos en el agua de riego, ya que podemos matar la micorriza indispensable para su vida. En su lugar usar fungicidas para coníferas como FOSETIL AL.
Lo colocaremos en semisombra hasta que muestre síntomas de crecimiento y entonces lo pasaremos a pleno sol durante todo el año.

No obstante, una vez establecido en su maceta, es sorprendentemente resistente tanto a los trasplantes como podas, riegos, abonados, plagas, climatología etc...
Sencillamente lo aguanta casi todo, incluso la cal del agua.

Una peculiaridad es la doble hoja que posee esta especie. Cuando es joven o está estresado saca una agujas cortas y simples de 2 cm. y cuando es adulto y con vigor brota haciendo unas velas en primavera con agujas largas y dobles de hasta 15 cm. Asímismo si lo abonamos suele sacar agujas largas en parte de atrás de los nuevos brotes de hoja simple complicando aún mas la estética del arbol.
Como explico mas adelante, potenciaremos los brotes de hoja corta y acortaremos las agujas largas.

TRANSPLANTE

Si bien la recuperación es dificil, el transplante de mantenimiento no lo es, ya que como dije mas arriba el pino carrasco es muy fuerte una vez establecido. Se realiza cada 4 años. No obstante en un mantenimiento no debemos quitar la totalidad de la tierra sa. Lo recomendable es quitar 1/3 de tierra y de raices. Si superamos esta cifra, tratar con vitamina B1 (Beverva). No aconsejo hormonas enraizantes en polvo en los transplantes ya que suelen contener fungicidas que dañarían la micorriza.
No obstante, tras la recuperación entre un año dos después en imprescindible elimiminar la totalidad de la tierra de campo. Para ello procederemos a eliminar la totalidad del sustrato con una manguera a presión y cortaremos las raíces lo menos posible. La fecha idónea es en primavera en el momento en que están hinchando las nuevas yemas.
En el caso de cambiar de mezcla de sustrato sustancialmente, procederemos como en el primer transplante.
La micorriza es muy importante en esta especie, guardar algo de micelio blanco cuando la sacamos de la maceta y usarlo despues sobre el nuevo sustrato en contacto directo con las raíces. Tambien se pueden usar pastillas.

La tierra que debemos usar es lo mismo que en coníferas en general,  akadama y volcánica a partes iguales. (No es especialmente exigente)

ABONO

El abonado ha de ser contínuo durante toda la estación, espaciándolo en otoño y retirado en invierno. Yo utilizo abono líquido cada semana alternando con guano liquido.
Cuando ya está formado el árbol, si queremos limitar el crecimiento de las nuevas acículas hemos de restringirle el nitrógeno en primavera y verano y abonar fuerte en otoño.

PINZADO

El pinzado es la clave del éxito en éste arbol. Si se corta una rama por detrás de donde tiene acículas verdes, nunca brotará. Solo podemos cortar dejando una buena porción de "verde" si queremos que brote.
En el caso de que brote con velas, es preciso cortarlas totalmente con tijera una vez que han madurado (las hojas comienzan a abrirse), hasta conseguir brotes de hoja simple.
Si se deja crecer una vela nueva sin pinzar crece durante toda la temporada dejando una zona trasera muy larga sin hojas y en la cual nunca saldrá un brote. OJO, esa es la principal manera de arruinar un ejemplar: dejarlo crecer y no hacer nada.



Una manera de conseguir ramificar es pinzar contínuamente los nuevos brotes, de hoja simple, cuando tienen unos 2 cm, eliminando con los dedos la punta. O sea, todas las semanas de mayo a noviembre hemos de revisar si hay brotes nuevos que superen los 2 cm y pinzar.
Este proceso le da al arbol una densidad increible, tantos brotes que en otoño habrán de ser retirados aquellos que hayan salido en lugares no deseados. En cuanto a las agujas largas no te preocupes ya que una vez maduras (otoño) pueden ser cortadas con una tijera afilada a la medida que desees sin que se sequen.

Sin embargo cuando el árbol es adulto, o sea está ramificado y tiene densidad, en verano, tras haber eliminado las velas, se seleccionan los brotes que aparecen en cada ramita, dejando solo dos, y equilibrando el vigor en todo el árbol quitando los mas fuertes en el ápice.


En otoño eliminan las agujas viejas cortándolas con tijera, no arrancándolas, para favorecer la aparición de mas brotes en primavera.



Observa lo que se puede lograr en una temporada con este proceso:



ALAMBRADO

El alambrado es lo mas importante para la formación de un pino ya que sus ramas son muy flexibles. Asegúrate de alambrar las ramas cuando tengan algo de leña en su interior (que no sean muy finas) sino estarás perdiendo el tiempo, ya que vuelven a su estado anterior con facilidad al retirar el alambre. Muchas veces es necesario volver a alambrar alguna rama en años sucesivos.
Retirar siempre el alambre cuando comience a clavarse. Si se marca algo la corteza antes de retirar, mejor, ya que con el tiempo de dará carácter a la corteza.
Yo recomiendo alambrar preferentemente en otoño, ya que así pueden estar con alambre durante mas tiempo sin que clave demasiado en la corteza.

PODA

En cuanto a la poda tenemos que saber que esta variedad es de las que mas resina produce cuando se corta una rama. En el caso de poda de ramas gruesas utilizar siempre pasta selladora. Una manera muy habitual de utilizar las ramas sobrantes es convertirlas en JIN. En este caso se realiza la poda a la medida adecuada y uno o dos meses después, cuando empieza a retirar la savia, se procede a pelar y tallar la rama.

Pequeñas podas de brotes son necesarias cada año para ir controlando la dimensión de las ramas. Si es necesario se procederá a la sustitución de los ápices por otros mas cortos.

Debido a esta profusión de resina en los cortes el injerto y el acodo son muy difíciles.

PLAGAS

PULGONES: Aunque no sean las coníferas sus preferidas, pueden atacar nuestro pino, se aprecian motas pegajosas en el suelo. Controlar con un insecticida sistémico como dimetoato ó imidacloprid.

ARAÑA ROJA: Las hojas amarillean y el árbol pierde fuerza. Si ponemos una hoja blanca bajo las hojas y golpeamos vemos motas rojas sobre el papel. Tratar con acaricida y repetie pasado una semana.

HONGOS: Las hojas amarillean primero por la punta, luego la infección avanza y puede llegar a secar el árbol. Si te fijas bien de ven bandas verdes entre el amarillo. Tratar con fungicida sistémico fosethil-al una cucharada sopera en la tierra al primer síntoma. (también se puede usar via foliar)

 

TRUCOS

En ejemplares jóvenes la corteza es lisa. Para obtener una corteza agrietada se "pincha" la corteza con un punzón repetidas veces. En uno o dos años produce el típico "corcho de pino" de esta especie.

Corteza obtenida por este procedimiento despues de tres años del tratamiento.

RESUMEN

Por el gran tamaño de sus agujas no es muy apreciado como bonsai sin embargo siguiendo unas reglas estrictas se pueden lograr buenos ejemplares en los cuales, con el tiempo, la rugosidad de la corteza, puede compensar la escasa densidad.

 
GALERÍAS
IX EXPO ZARAGOZA BONSAI
VIII EXPO ZARAGOZA BONSAI
Taller con Xavier Redón