Imprimir

Arce Tridente

( Por Jesús Usán )

ARCE BUERGERRIANUM

 

CARACTERISTICAS

 

 

Es un árbol caducifolio originario de China. Su crecimiento es de media altura o incluso arbustivo, crece de forma natural con uno o varios troncos. Corteza castaño grisácea, levemente rugosa, se desprende dejando ver listones anaranjados. Ramificación fina con yemas elipsoides, crecen opuestas y su color es marrón. Hojas trilobadas de tres a diez centímetros de longitud y de cuatro a seis de anchura, su aspecto es similar al de una mano de sapo, en japonés “kaerude” abreviado a “kaede”. La base de las hojas es cuneada o redondeada, siendo los lóbulos triangulares, agudos y generalmente de borde entero. A menudo colgantes, de un color verde brillante con el envés glauco y pubescentes en el contorno de los nervios. Disponen de un pecíolo de tres a seis centímetros de longitud. Inflorescencias terminales, corimbosas, pubescentes, numerosas flores de pequeño tamaño, cinco pétalos amarillentos de dos milímetros de longitud. Sámaras pequeñas, paralelas de dos centímetros y medio de longitud, aladas y castaño amarillentas.

 

 

 

CULTIVO COMO BONSAI

 

El arce tridente es quizá el árbol caduco cultivado como bonsái más popular en Japón. El reducido tamaño de sus hojas, su facilidad de cultivo, el crecimiento vigoroso y su docilidad frente a las diferentes técnicas de trabajo, junto a la multitud de estilos  aplicables, le han otorgado un lugar preferente en las colecciones y exposiciones en dicho país.

 

REPRODUCCION

 

El arce tridente es una de las especies más fáciles de reproducir. Se pueden obtener buenos resultados por medio de la siembra de semillas, esquejado de ramitas y acodo.

 

Semilla. La reproducción por siembra de semillas es el método más sencillo, si bien no nos garantiza la exacta copia de las características del árbol madre, esto se debe a la variación genética.

En noviembre se recogen las semillas de los árboles, se colocan el agua durante veinticuatro horas, pasado este tiempo se estratifican las semillas que no floten, es recomendable eliminar las alas por comodidad. La siembra se realiza a mediados de Febrero, cuando esta cerca la primavera.  Se colocan sobre el substrato y se cubren con un manto dos veces superior a su grosor, un mes después comenzarán a brotar. Se sitúan al sol de la mañana, se ha de procurar que no se seque el substrato. Pasado un mes desde la eclosión de las semillas se comienzan a abonar y realizar tratamientos fitosanitarios. Pasado un año se trasplantan a macetas individuales, durante este cambio se realiza la selección de las raíces. Para el estilo abrazado a roca se dejan las más verticales exceptuando la raíz pivotante, para el resto de los estilos se eliminan las verticales dejando las de crecimiento horizontal.

 

Esquejado. Es un método sencillo de obtención, pudiéndose realizar a principios de primavera o a finales de verano.

 

Acodado. Esta especie emite fácilmente raíces desde el tronco en caso de acodarlo. Se puede aplicar pelando un anillo de corteza o bien por un alambre apretado en la misma. La época más adecuada es desde principio de primavera hasta final de junio.

 

Si queremos ahorrar tiempo es aconsejable comprar uno ya con una estructura básica en un establecimiento especializado.

 

 

TRASPLANTE

 

El Trasplante debe realizarse cuando comienza a brotar, que suele ser por esta zona finales de febrero principios de marzo dependiendo del invierno y ubicación del árbol.

Es un árbol de crecimiento vigoroso llenando la maceta de raíces en dos años. La poda de las mismas se ha de realizar según la fase de formación del árbol, siendo esta operación más drástica en fase de engrose del tronco y de ramas. Es importante recordar, que en caso de una poda drástica de raíces en un árbol en avanzado estado de formación es contra producente.

 

El sustrato recomendable es akadama al 100%, el grosor del grano dependerá del tamaño de la maceta y de la fase de formación del mismo. Con árboles en engrosamiento y maceta grande usaremos grano de mayor grosor, en árboles en fase final de formación y en macetas más reducida usaremos grano medio, en los de pequeño tamaño debemos usar grano pequeño.

 

Después de un trasplante debemos proteger nuestros arces de posibles heladas y del viento, regando siempre que el substrato superior de muestras de comenzar a secarse.

 

ABONADO

 

El abonado de estos árboles dependerá de la fase de formación y del grano del substrato,  con un grano grueso y en un proceso de engrose mayor cantidad de abono, en caso de árboles ya formados la dinámica a de variar.

 

En los árboles en fase de refinado o acabados se aplica el abono de una forma moderada, evitando aplicar abonos con nitrógeno a partir de otoño.

 

PODA

 

Como en el caso de la mayoría de las especies, la poda se ha de realizar cuando el árbol esta en reposo, por ello lo idóneo es realizar la misma en entre mitad de diciembre y finales de febrero. Se ha de repasar las heridas de corte para evitar malformaciones en el cayo de cicatrización, cubriendo las heridas con pasta cicatrizante.

 

La poda en verde para la obtención de ramificación secundaria se realiza durante toda la estación de crecimiento. Dejamos crecer las ramas libremente cortando a dos o tres nudos de longitud, con ello se logra que las ramas engrosen y simultáneamente generar subrayas. Debemos recordar que las ramas superiores tenderán a engrosar y alargar más que las inferiores, por ello se deben cortar a menos nudos que las inferiores. Cuanto más arriba y más superficie de hojas tenga una rama más presión de sabia recibe, por ello engrosa a mayor velocidad.

 

Durante la época de crecimiento se puede realizar poda de ramas no excesivamente gruesas, podemos aprovechar un desfoliado para tener una mejor visión de la estructura. Repasaremos siempre las heridas y le aplicamos pasta cicatrizante.

 

PINZADO 

 

El arce tridente es entre las variedades japonesas de hoja caduca el más resistente y vigoroso con diferencia. Se a de pinzar continuamente y estar bien atentos o de lo contrario la base de las ramas engrosarán en exceso.

 

Al comienzo de la brotación se deja crecer el brote hasta dos nudos, eliminando el último de ellos. El resto de la temporada activa eliminaremos el nuevo crecimiento dejando siempre un nudo, esto lo haremos pinzando en tierno con los dedos. En zonas de menor vigor podremos dejar alargar ligeramente más lo brotes.

 

DESFOLIADO

 

El desfoliado consiste en la eliminación de las hojas durante la época de crecimiento del árbol. Se realiza con la intención de equilibrar la fuerza de las ramas, reducir el tamaño de las hojas y acelerar la formación de las ramas. Esta operación se puede realizar hasta dos veces en un mismo año, esto nos da posibilidad de ramificarlo en muy pocos años. Hay que tener en cuenta la variedad que cultivamos, en caso de hoja gruesa y dentada podremos realizarlo en dos ocasiones. En el caso de hoja lisa, delgada y poco dentada entonces solo lo defoliaremos una vez al año.

La época idónea para realizar un solo defoliado completo es en junio, durante el resto de la temporada de crecimiento podremos eliminar las hojas más grandes de las ramas más fuertes.

En un árbol semiacabado en fase de obtener ramificación fina se desfolia la totalidad del árbol.

En árboles con ramas más débiles, se desfolia las ramas de mayor fuerza y grosor, con ello lograremos equilibrar el vigor del ejemplar.

Los arces tienen crecimiento apicial, esto quiere decir que tienden a crecer más en la copa y en la punta de las ramas. Para poder compensar el vigor en todo el árbol se debe desfoliar las puntas de las ramas y del ápice, eliminado las hojas grandes exteriores y dejando las pequeñas interiores. Este proceso permitirá la entrada de luz al interior de las ramas, activando los brotes latentes.

El desfoliado es una buena ocasión para realizar poda de ramas y acortar aquellas que salgan del perfil.

El desfoliado es una operación estresante para el árbol, por ello debe estar sano, correctamente abonado y bien regado. Tras la eliminación de hojas el requerimiento de agua se reducirá considerablemente.

 

 

SITUACION

 

El arce tridente debe estar expuesto preferentemente al sol de la mañana, evitando en la medida de lo posible las horas centrales de sol en verano. En caso de los de hoja más fina es recomendable situarlos a la sombra desde el medio día hasta la puesta del sol.

 

 

 

RIEGO

 

El riego debe de ser generoso y con agua de buena calidad. Hemos de evitar el agua del grifo si esta es agua dura y con elevadas sales en disolución.

Se ha de regar siempre que la superficie del substrato comience a secarse y no cuando este totalmente seca. Es una especie de crecimiento vigoroso y ávida de agua.

 

ALAMBRADO

 

La formación de los arces se realiza sobre todo a base de tijera, si bien el alambrado es una herramienta que nos puede permitir realizar retoques en momentos puntuales.

S ha de alambrar en tierno y en ramas no demasiado gruesas, vigilando que el rápido engrose de este árbol no clave el alambre. Un buen momento para el alambrado es en la brotación de primavera y tras el desfoliado.

 

 

PLAGAS Y TRATAMIENTOS

 

Tratamiento de invierno contra la puesta de insectos y ácaro con poli sulfuro de calcio o con un aceite de invierno.

En época de crecimiento con insecticidas sistémicos vía foliar o riego. Tratamiento con acaricidas a partir de junio cada quince días. Tratamiento fúngicos en primavera y otoño a base de cobre, siempre con temperaturas máximas inferiores a treinta grados. En caso de algún ataque de hongos durante el verano, usar el tratamiento específico para esa época del año.

 

 

 

GALERÍAS
IX EXPO ZARAGOZA BONSAI
VIII EXPO ZARAGOZA BONSAI
Taller con Xavier Redón